Category Archives: Paraguaná

La ciudad del riesgo continuo.

Es realmente triste formar parte de una población que se ha acostumbrado a vivir con riesgos a cuestas. La falta de seriedad para abordar problemas tan elementales como los servicios públicos, concretamente el servicio eléctrico, han mermado la capacidad de asombro de su gente cuando el mismo no está disponible. El problema grave que teníamos en la Península era que hemos estado experimentando racionamientos de electricidad severos pues la gente de Corpoelec aun no podía dar parte de una falla que habría inutilizado la mayoria de las unidades de generación de la planta Josefa Camejo, encargada de electrificar esta ciudad.

Hoy la Península de Paraguana amanece con la experiencia viva de haber soportado una explosión en una de sus refinerías, temor que resultaba casi hipotético por cuanto la industria crecía cumpliendo estándares y controles de seguridad que desde hace algunos años han venido relajándose. Muchos comercios, residencias e inclusive el comando de la Guardia Nacional Bolivariana sufrieron daños casi absolutos en sus estructuras, pudiendo deducir que el personal que allí se encontraba estaría viva de milagro. Ya sabemos que muchos de ellos lamentablemente perecieron.

A la 1:10 de la madrugada del dia 25 de Agosto aproximadamente se sintió una fuerte explosión que sacudió los marcos de las ventanas y la puerta de nuestra casa que está en Puerta Maraven, un sector bastante retirado de la refinería y podía observarse como de inmediato la llama de los mechurrios de la refinería incrementaban su altura, calculo que a mas de 200 metros, lo que sugiere que el personal de la refinería pudo desviar los productos que se procesan hacia los mismos para disminuir el riesgo de explosiones subsecuentes. La gente empezó a especular y a comunicarse por los medios sociales hasta concluir que en efecto, hubo una explosion por una fuga de gas en la refinería de Amuay, aunque no estaba claro de que tipo. Se hablo de propano e inclusive de hidrogeno que tienen un poder combustible aun mayor, lo que se descarto durante el desarrollo de las noticias. Aun se observan llamas aunque en menor proporción dentro de las instalaciones, sin embargo y a pesar que el consenso de las autoridades es que ya no es probable otra explosión, el solo hecho de tener llamas en un recinto tan delicado ha ocasionado que la población tome la decisión particular de evacuar, en especial los que viven en zonas contiguas a la refinería.

Las casas que se encuentran en Campo Medico y Judibana mayormente presentaron daños en los vidrios de sus ventanas y no tanto en sus estructuras pues la mayoría son viviendas hechas en concreto armado (prefabricadas), lo que las hace muy resistentes, sin embargo otros sectores se han visto muy afectados entre ellos el sector Ali Primera. Los comercios y viviendas apostadas en la Av. Intercomunal Ali Primera cercanas a la refinería en un radio de unos 700 metros prácticamente desaparecieron en un mar de escombros.

Pedimos a Dios por las personas que están pasando por momentos tan terribles y esperemos que se termine de controlar la situación.


La Voz de Venezuela: un ejemplo de gestión que tenemos que evitar.

La primera vez que paseamos por la Península de Paraguaná ya como residentes de la misma, por el año 2004 llegamos hasta el Cabo San Román, o por lo menos muy cerca ya que en ese momento no habían carreteras hasta el lugar. Recuerdo con mucha claridad haberme asombrado al estar debajo de dos antenas de transmisión radial realmente enormes.

Parecía algo tan descabellado y a la vez hasta misterioso tal descubrimiento porque lo primero que pensé cuando las veo es “¿a quién se le habrá ocurrido la idea de colocar unas antenas de hierro, de esta altura en este lugar donde el viento y el salitre las acabarían en cuestión de meses?” Sin salir de mi asombro trato de identificar los elementos de transmisión para poder investigar luego que tipo de emisora podría haber encontrado ese lugar como ideal para funcionar.

Acercándonos más al lugar, pudimos ver una pared que tenía una grafica, un logotipo que aun leía “La Voz de Venezuela”. Sabiendo ya que se trataría de radio y conversando con nuestros ahora compadres, con quienes hicimos el recorrido, nos relataron que se trató de una emisora de radio que nunca funcionó. No me sorprendió en lo absoluto el hecho de que no llegase a funcionar: los servicios en Puerto Escondido -lugar donde está exactamente el terreno de la emisora- eran pésimos en el momento que lo visitábamos, no me podía imaginar años atrás cuando intentaron echarla a andar.

El tiempo pasó, y honestamente a pesar de que vivo en Paraguaná desde entonces, han sido sólo contadas las ocasiones en las que he visitado las playas cercanas a la emisora y que me he recordado de investigar que pudo haber pasado allí, quien pudo haber financiado semejante inversión o por qué nadie reseñaba nada sobre algo que no podía simplemente pasar desapercibido cuando se visita esa zona. Pues para mi sorpresa, dí con varios lugares donde había bastante información, muy interesante sobre la emisora, que viene tratando de existir desde el año 1976.

La Voz de Venezuela fue un proyecto comunicacional del primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, que pretendió tener cobertura en toda la cuenca caribeña, incluyendo países como República Dominicana, Panamá, Puerto Rico, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Cuba, Jamaica, Costa Sur de la península de Florida en Estados Unidos,  Sur de México, Haití, Las Antillas y la costa norteña de Colombia. Quizás en esa época en la que Venezuela pretendía un crecimiento exponencial gracias a la cuantiosa inversión extranjera y la renta petrolera, el proyecto tendría cierto sentido a modo de publicitar el país en un medio de comunicación que en ese entonces era muy popular. A medida que uno lee los objetivos geopolíticos del alcance de la transmisión y conociendo la infraestructura que pudimos observar en vivo se deducen 2 cosas:

1)      La emisora transmitiría con una altísima potencia

2)      La banda de operación ideal sería la onda corta.

Pues la segunda inferencia es incorrecta y empieza a asomar el por qué nunca funcionó el proyecto.

En el año 76, luego de ordenar el estudio de factibilidad del proyecto, se conoce que en Costa Rica existía una emisora que perteneció a un grupo religioso y estaba fuera de operación. Dichos equipos de transmisión, reunían las características para poder llevar a cabo los objetivos planteados al principio según los expertos que asesoraban al Gobierno.  Es por ello que se conforma una comisión mixta (Gobierno Nacional mediante sus entes correspondientes y empresas privadas) que viajaría para ese país a efectuar pruebas y finiquitar la compra de los aparatos.

Los equipos eran 2 radio transmisores, marca Continental Electronics de 500 Kilovatios de potencia cada uno, para un total de 1000 Kilovatios  efectivos de transmisión -o dicho de otra forma 1 Megavatio de potencia de transmisión- cuyo propósito en el país eran configurarlos para transmitir en Amplitud Modulada o AM en una frecuencia de 1240 KHz. Para tener una idea de lo que significa una potencia de esta magnitud, una emisora AM en Venezuela, de buena calidad y cobertura en esa época usualmente contaba con unos  50 Kilovatios de potencia efectiva.

Cada transmisor de 500 KV debió ser más grande que este, que es mucho más moderno. Cada uno pesaba unas 20 toneladas (empacado), requería 4.130 voltios / 1200 Kilovatios de electricidad, era necesario refrigerarlo con agua dulce, vapor y aire forzado. Requería una superficie de aprox. 120 metros cuadrados, de acuerdo con las especificaciones del fabricante. Esto obligaba a diseñar unas instalaciones cuyas consideraciones incluían:

  • Construcción de una carretera desde las Cumaraguas hasta Puerto Escondido por parte del Ministerio de Transporte y Comunicaciones (MTC). Además este organismo era responsable de determinar la frecuencia de transmisión y gestionar los permisos necesarios con otros países para la utilización de esta frecuencia.
  • Instalación de tendido eléctrico de alta tensión desde Pueblo Nuevo hasta Puerto Escondido – Punta Tumatey de 34.5 Kilovoltios y generación de emergencia de 3.2 Megavatios con transferencia automática por parte de CADAFE.
  • Construcción de todas las obras civiles necesarias para satisfacer los requerimientos del fabricante del transmisor así como también 15 viviendas para el personal de la emisora, vialidad interna y cerca perimetral para las 15 hectáreas de terreno por parte de MINDUR.
  • Construcción de una planta desalinizadora de agua, lagunas de oxidación para aguas negras, tanques de almacenamiento para aguas blancas y su distribución por parte del Instituto Nacional de Obras Sanitarias (INOS).
  • Construcción del sistema de irradiación compuesto por dos estructuras auto soportadas de 102 metros de altura cada una, conectadas a un sistema de radiales enterrados cada 2 grados de cada torre por parte de VTV, quienes además tenían la responsabilidad inicial de la coordinación del proyecto.
  • Construcción de una torre auto soportada de 24 metros de altura con un enlace de Microondas Punta Tumatey-Coro para poder transportar la programación de la emisora desde los estudios de Radio Nacional en Caracas. CANTV era responsable de este punto.

El solo hecho de leer que intentaron utilizar esa frecuencia y esa potencia de transmisión aclara el por qué del fracaso del proyecto: la invasión del espectro radioeléctrico de muchos países en calidad de intrusión, sin ningún tipo de acuerdo previo entre el Gobierno Venezolano y el de los países afectados era una clara violación de la soberanía de los mismos. Mas en un momento del tiempo en el que las emisoras AM eran tan populares como la propia televisión.

No entendí nunca por que no pudieron reconfigurar los equipos para poder transmitir en onda corta: era perfectamente viable, no incurriría en problemas territoriales y tendría incluso mayor poder de penetración por la naturaleza o el comportamiento de las transmisiones en ese espectro. Investigando un poco pude conocer, que quizás hubo motivaciones egocéntricas que nos llevaron a rivalizar con los norteamericanos, quienes tenían una emisora con las mismas características y los mismos objetivos que las que se querían impulsar con La Voz de Venezuela.  Es más, su nombre es Voice Of America. Digo “es” porque aún funciona, en estos momentos transmite en AM, FM, SW (onda corta) e Internet. Claro está, dada la extensión del territorio norteamericano, una transmisión a esos niveles de potencia con la debida configuración, estaría justificada sin crear los mismos conflictos que se crearon aquí, dejando además claro, que los objetivos de su creación datan de la Segunda Guerra Mundial, cuando estaría más que justificado informar a todo el mundo de la situación de la guerra, desde la perspectiva norteamericana al menos.

Luego de leer un informe que realizara CANTV respecto a las distintas épocas en las que el Gobierno Nacional intentó poner en marcha la emisora, resulta increíble ver cómo fue destinado tantísimo dinero durante lapsos de tiempo tan prolongados y tener que esperar a hacer una prueba de transmisión 14 años después para poder constatar que el proyecto no era viable por muchas razones, entre ella la interferencia generada a mas de 38 emisoras en diferentes países, donde las más notorias fueron un par de emisoras en República Dominicana, que se vieron eclipsadas por la señal de prueba de La Voz de Venezuela, tan solo utilizando 380 Kilovatios de potencia de transmisión, luego de que en el año 90 un experto de Continental Electronics viniera a nuestro país a poner a punto y constatar que  el transmisor podía cumplir con sus especificaciones de diseño. Solo restaba reacondicionar el segundo para lograr la potencia total de 1000 Kilovatios. Dicho sea de paso, para el año 90 la línea de producción de dichos transmisores se había descontinuado y requerían tubos de vacio para la etapa de potencia, los que se fabricaban bajo pedido y lógicamente, encarecería aun más la operación de la estación.

Desde su concepción en el año 76 hasta su primera prueba en el 90 fueron 14 años de abandono y reinversión para recuperar infraestructura que fue abandonada reiteradamente. Luego de este período nuevamente y como consecuencia de los problemas generados con la transmisión, la cantidad de entes gubernamentales que participaban sin una coordinación clara y los complicados trámites necesarios con tantos países obligó a “engavetar” el proyecto.

El último intento de recuperar efectivamente la emisora fue en el año 1993, por parte de una comisión que logro ponerla al aire de forma momentánea unos años mas tarde.  El 27 de Julio de 1.995 según registros de la “Fonoteca DX del Club Diexistas de la Amistad”, fue escuchada en Barinas la señal de la emisora que enunciaba lo siguiente:

“En período de prueba, la nueva estación retransmisora en Paraguaná de Radio Nacional La Voz de Venezuela 1240 kHz AM”

La producción de este periodo de prueba consistía en la transmisión de micros culturales y música folclórica. También se pudo escuchar en voz del Director encargado de la emisora, Dr. Pablo Carreño un resumen de las razones que impulsaron el proyecto de nuevo:

“Hace 2 años (1.993) nos hicimos el firme propósito de rescatar los equipos de radiodifusión y las instalaciones de un viejo proyecto denominado La Voz de Venezuela. Cuando asumimos la dirección de Radio Nacional ya había sido decretada la extinción del proyecto, pero comenzamos a reunir de nuevo cada uno de los elementos necesarios para reactivarlo hasta lograr ese objetivo con grandes esfuerzos y pocos recursos. En efecto, con el apoyo del Presidente Rafael Caldera, del Ministro Guillermo Álvarez Bajares y de un equipo técnico integrado por los ingenieros Dionisio Atencio, Ismael Arráez y el técnico Víctor Castro, hoy podemos decir presente en el espectro radioeléctrico del continente, hoy podemos decir y con orgullo venezolanista que nuestra voz en las costas del atlántico, tanto en el país como mas allá de nuestras fronteras patrias, es y seguirá siendo desde este momento un centro de libertad, un mensaje de amor y de esperanza, un vocero del optimismo y un faro que ilumine el sendero de la democracia en América . En Falcón, Península de Paraguaná ha nacido para usted una nueva amiga, por favor, ¡abra su corazón y su hogar a Radio Nacional La Voz de Venezuela!”

Imagino que, como simplemente reacondicionaron la emisora nuevamente sin hacer mayores cambios en la frecuencia de operación, enfrentaron los mismos problemas que hacia 5 años cuando efectuaron su prueba: la interferencia con países vecinos, lo que dejó el proyecto fuera del aire y en el estado de abandono en el que queda hasta nuestros días, donde ya lamentablemente es irrecuperable. Una de las dos torres de transmisión cedió por completo, la otra no demora en colapsar y las edificaciones son esqueletos de cemento y óxido.

En el año 2006, el entonces Ministro de Comunicación e Información, Willian Lara, destacó que “recuperarían” la emisora de “onda corta” La Voz de Venezuela, argumentando que los anteriores gobiernos habían abandonado la onda corta y que era de sumo interés tener una plataforma de difusión como esa. Sugirió además, “mudar” la estación a Caseto, un pueblo que está cerca de Puerto Escondido pero que geográficamente está beneficiada de una montaña que pudiese cerrarle el paso a la brisa salina que deterioraba los equipos. En primer lugar, al Ministro nadie le aclaró que la emisora nunca fue de onda corta, en segundo lugar, lo único que pudieran rescatar es el nombre de la emisora, ya que como se puede constatar, en esos edificios no quedaba absolutamente nada que pudiera recuperarse y en último lugar, “mudar” una estación, implica prácticamente volver a construir otra nueva ya que de ninguna forma pueden desarmarse unas estructuras como esas, en esas condiciones para volverlas a armar en otro lugar cercano. Además, a 100 metros de altura que tenían las torres, la brisa marina aún las afectaría lo suficiente como para requerir el mismo grado de mantenimiento que en la anterior locación. Creo que la intervención de Lara fue otro intento de llevar a cabo un proyecto sin fin en el que los recursos del Estado se disolverían como sal en agua y magnificar defectos de gobiernos pasados, que aunque abandonaron el proyecto y gastaron una fortuna en intentar hacerlo funcionar, fueron los precursores de la idea, en un momento en el que la radio tenía un papel más protagónico. Y al parecer, no ha sido a muchos los que les ha importado el destino de esta emisora, ¿verdad?

Aquí les dejo unos enlaces de las fuentes consultadas, no sin antes agradecer al Ing. Santiago San Gil González por su reseña en el blog “Una radio en ruinas”, por haber publicado tan interesantes fotos y documentos, todo el crédito de las fotos y parte de lo reseñado aquí es para él.

Blog: La Voz de Venezuela 1240AM una radio en ruinas. En la parte lateral de este blog se puede visualizar hoja por hoja, el informe técnico de CANTV de fecha 27/04/90 que detalla la inversion realizada desde su concepcion hasta sus días. Nótense los prolongados espacios de tiempo de ejecucion de las obras, a pesar que en un inicio se contó con los recursos necesarios para culminar el proyecto en casi su totalidad. Interesantísimo tambien para sacar cuentas a dolar de la época y tener idea de la inversion real de la emisora en el tiempo.

Youtube: Micro radial sobre la ciudad de Coro, transmitido por la emisora. Ejemplo del audio que salio al aire por pocos dias.

Blog: Historia de la radio en Venezuela Interesante resumen sobre la radio en el pais.

Continental Electronics: Website del fabricante de los transmisores

Wikipedia: Continental Electronics

Old Radio: Espacio dedicado a reseñas de equipos de transmision radial de diversas marcas marcas.