Monthly Archives: November 2011

Disecando a “…Nothing Like The Sun”

Hace poco descargue la última revisión de grandes éxitos de Sting titulada “The Best of 25 Years” -si, otra recopilacion de exitos más- donde me parece que la selección de temas sin ser necesariamente los que figuraron en las carteleras, coincidieron en gusto con muchas de las selecciones que yo he realizado para mi propio consumo cuando he querido resumir su carrera musical. Esto me hizo recordar numerosos debates que siempre tuve con algunos amigos sobre cual disco de Sting era el mejor y muchos opinaban que “The Soul Cages” se llevaba el título. Sin lugar a dudas, es un disco que sólo con temas como “Mad About You” o “Why Should I Cry For You” se hace merecedor de la mención, sin embargo “…Nothing Like The Sun” tiene muchas cualidades especiales para mí.

En primer lugar, fue un obsequio que me hiciera mi madre hace muchos años cuando yo ni sabía que Sting era el líder de “The Police”. Solo contaba con 13 años, tampoco estaba muy cultivado con gustos musicales, básicamente escuchaba cualquier porquería pop que estuviese de moda, etc.  Recuerdo que la anécdota del regalo se centraba en un periodo en el que mi madre fue a hacer una especialidad universitaria en Caracas. En esa experiencia conoció a una profesora que a pesar de su edad, estaba muy al día con el mundo musical y le recomendó a mi madre obsequiarme el disco de Sting como una opción obvia. Me tomó varias semanas entender el estilo tan variado de esta producción, recuerdo que hasta hoy, una de las canciones que más me gustó fue y es “Little Wing”, una acertada versión del catálogo del famoso Jimi Hendrix. Poco a poco cada canción encontró un lugar dentro de mis estados de ánimo así que al poco tiempo se convirtió en una suerte de “opus” para mí; de esos discos que hay que escucharlos completos de principio a fin. Cada vez que tomo conciencia de los músicos que participaron en esa grabación entiendo por qué no estoy tan equivocado cuando digo que ese disco destaca, con una producción tan elaborada y unos músicos que hoy son considerados como iconos.

A lo largo de todos los temas se deja colar sutilmente la presencia del saxofonista, Branford Marsalis, con arreglos casi celestiales. Ya con los años, escuchando cosas más propias del Sr. Marsalis como Requiem, un CD grabado días antes de la muerte de Kenny Kirkland, pianista de su cuarteto -que casualmente fue también el tecladista de “…Nothing Like The Sun”– creo que fue maravilloso haber contado con su participación en este disco y en la banda de Sting durante tantos años.  Eric Clapton, otro invitado de alto calibre que toca la guitarra en They Dance Alone o “Cueca Solo”, un tema en el que Sting critica los conflictos de la dictadura chilena, luego de conocer realidades de Latinoamérica de la mano con Amnistía Internacional en los años 80; cuestión que también lo acerca a Rubén Blades, quien participa narrando en español el coro de la misma canción. A Rubén Blades  lo escuché mucho en esa época porque Buscando América era uno de los discos favoritos de mi padre y también es hoy por hoy unos de sus grandes logros musicales. Mark Knopfler, otra leyenda de la guitarra, también participa en They Dance Alone.Para esos años recuerdo haber quedado en trance  cuando escuché Romeo and Juliet de Dire Straits, agrupación que él lideraba.

Manu Katché, destacado baterista de sesión, lo vine a apreciar a inicios de los 90 cuando por referencias de un gran amigo escucho su trabajo con Peter Gabriel, ademas de haber podido disfrutar en vivo de ambos músicos en Caracas (en la misma gira que presenta este video):

Manu Katché grabó gran parte de las baterías de este disco aportando siempre su sello distintivo. Formó parte de la banda regular de Sting y Peter Gabriel durante mucho tiempo. Andy Summers, guitarrista de The Police también participa en un par de temas. Recientemente leí sobre Hiram Bullock, un guitarrista que falleció hace algunos años, donde lo catalogaban como un gran personaje de la música, con un increíble talento. Casualmente fue él, quien se encargara de la espectacular ejecución de la guitarra en “Little Wing” en este álbum. Atando cabos, uno de los temas que más me gusta del CD Between 2 Worlds de Chuck Loeb –un guitarrista de la escena del jazz- se titula “Hiram”, especulando aquí,  es quizás una especie de tributo al músico. Otra notable participación la tiene la orquesta de Gil Evans, quien falleciera tan solo un par de años después de la grabación del disco.

Englishman in New York, Will Be Toghether (tema promocional del disco, curiosamente uno de los menos apetecibles para el artista), Fragile (de la que se hicieron versiones en portugués, español y fue versionada hasta por Julio Iglesias), They Dance Alone y Be Still My Beating Heart son quizás las piezas más reconocidas de esta producción pero el resto de ellas merece igual atención por sus intrincados ritmos y fusiones, como Straight to my Heart o la sutil Sister moon.

La diversidad de géneros que conjuga este CD, donde reggae, jazz y rock –entre otros- conviven y se complementan entre si con la voz de Sting quien estaba en su mejor momento como vocalista, suficientemente maduro y joven a la vez para interpretar correctamente cada estilo hacen de este disco todo un catálogo de las habilidades del músico para el momento.

El inserto del disco, que en esta época era el LP doble o el casete también recoge una interesantísima reseña sobre el origen de cada tema. Detrás de cada una, hay un tributo, una historia conmovedora, una inspiración auténtica. Por la parte técnica cabe destacar que fue uno de los primeros discos en ser grabados enteramente en formato digital (grabación, mezcla y mastering). The Soul Cages también fue uno de los primeros discos en emplear una novedosa técnica de grabación llamada QSound con la que se pretendía ampliar virtualmente el espacio estereofónico de las grabaciones, lo que coloca a Sting como pionero de grandes invenciones de la industria discográfica. El post no esta completo sin un enlace a la cancion: Little Wing

Aqui, una version actual de Why Should I Cry For You (seleccionen HD y agranden la pantalla) de su gira y disco Symphonicities.

Advertisements

La Innovación Musical

Confieso que hace poco tiempo me entere de la salida del último CD de Peter Gabriel titulado “New Blood” en el que una orquesta con ese mismo nombre registra algunas de las canciones más importantes para el artista, en un formato sin percusión ni guitarras. Los arreglos son muy limpios, minimalistas, pero a la vez muy dramáticos y curiosos. Es increíble ver como un artista puede reinventarse de formas tan ingeniosas y originales como lo ha sabido hacer Peter Gabriel, con un gusto y estilos siempre impecables. Para muestra, fragmentos de los momentos en los que grababan las canciones en los estudios AIR de Londres:

 Mercy Street

 Red Rain

Esta constante evolución  me recuerda también algunos artistas que han innovado de alguna u otra forma en el campo de la música, al menos los que suelo escuchar. Aquí comparto algunos ejemplos en un post de pocas líneas pero de muchos minutos de video que realmente valen la pena ver.

Pat Metheny: Orchestrion

Esfuerzo realizado hace un par de años en el que el famoso guitarrista compone música para ser ejecutada de forma síncrona entre su guitarra y un conjunto de instrumentos accionados por controles automáticos, seguramente utilizando algún protocolo musical como MIDI. Todo un proyecto de robótica musical en manos de una persona que ha probado cualquier cantidad de  estilos de composición y ejecución. Al igual que Gabriel, Metheny tambien ha anunciado el lanzamiento de esta producción en formato Blu-Ray 3D, lo que promete una experiencia muy intensa.


Brian Eno: Music for Airports

En la breve entrevista, el músico y productor relata cual fue la fuente de inspiración para que a finales de los 70 ideara y grabara la “piedra angular” del genero Ambient: Music for Airports. Literalmente hablando, la música fue concebida para tal fin y creada a partir de loops de cinta de diferente longitud, con diferentes elementos grabados en ellas de tal forma que nunca incurre en algún tipo de repetición exacta durante su desarrollo.


Paul McCartney: Chaos & Creation at Abbey Road

En alguna oportunidad reseñe este pequeño concierto porque me parecía que cualquiera que le guste el mundo de la grabación, producción musical, o la música de Paul, no se lo debía perder. Un pequeño documental/concierto en el que Sir Paul hace gala de todos los “juguetes” del estudio que inmortalizo a los Beatles. En este video, uno de los ejemplos que más me gusto es como utilizó la consola –una EMI que vale oro en polvo- como un instrumento musical.

Extremadamente ingeniosos, cualidad que no se consigue hoy en dia en los músicos de moda…