Monthly Archives: October 2011

Almacenamiento de datos en tarjetas: De vuelta al principio.

Revisando una revista de tecnología en línea, maravillándome por los ya no tan nuevos discos duros de “estado sólido” o Solid State Drives (SSDs por sus siglas en inglés) cuyo nombre evoca la época de la llegada del transistor, veo con sorpresa que no conformes con los avances en velocidad que ofrecen estos discos, ya han inventado algo superior: el almacenamiento en tarjetas PCI express o PCI-E. En capacidades similares a las ofrecidas por los discos duros actuales -desde 240 GB hasta 960 GB– estas tarjetas eliminan el cuello de botella que podrían ofrecer las interfaces para discos SATA/IDE. El fabricante OCZ Technologies es aparentemente el pionero en este tipo de desarrollos, o al menos el más conocido.

También me hace recordar que al principio de la era de la computación transistorizada era muy común el uso de arreglos de tarjetas en serie para poder ampliar la capacidad de almacenamiento de datos, claro está, en una escala muy menor. La detección de fallas era fácil gracias a que por lo general cada tarjeta contaba con leds de reporte de estado y las mismas eran facilmente extraibles con unos ganchos plásticos que tenían a los lados. Estamos hablando de tarjetas que difícilmente llegaban a 1 KB.

Apenas el año pasado, los fabricantes de diskettes o floppy disks anunciaron la extinción definitiva del formato, por lo que ya no se comercializarian mas unidades de lectura ni los propios diskettes. Tal parece que pronto le llegará la hora a los discos duros comunes que son basados en tecnologias magnéticas y mecánicas. Los SSD no solo son más seguros por no contar con partes móviles, si no que utilizan una fracción de la energía de la que requieren los discos duros convencionales para funcionar, cuestión que hoy en día con la tendencia ecológica, es un factor muy importante.

Advertisements

Adiós Steve.

No hay palabras para poder describir esta pérdida, tan sorpresiva y anunciada a la vez. Cada vez que la humanidad recuerda alguna invención importante, generalmente puede invocar ciertos aspectos de su creador, pero el caso de Steve Jobs es  muy diferente pues sus cualidades como ser humano, asomadas apenas en los destellos de una de sus tantas presentaciones públicas, denota como durante su vida, su actitud ante ella fue clave para lograr lo que hoy los usuarios de sus productos podremos disfrutar por mucho tiempo: ingenio, innovación y calidad por citar algunas de las bondades que engloba a la marca Apple. Todo esto lo logró un individuo que aposto todo a su confianza en sí mismo, sin siquiera apoyarse en títulos universitarios. Un legado innegable para muchas generaciones que gracias al apoyo de la tecnología, quedaran documentadas para ilustrar a muchos, lo que una mente brillante pero con determinación puede conseguir durante su vida.

Descansa en paz.