A 10 años del 9/11…

Es difícil desde la perspectiva del televidente y a miles de kilómetros de distancia, poder entender el significado de la palabra terror en toda su magnitud. Recuerdo como desde varios noticieros seguíamos la historia en desarrollo de lo que ocurría en Nueva York el 11 de Septiembre de 2001, tratando de entender de qué se trataba todo, dado que apenas acababa de ocurrir el primer impacto de un avión comercial sobre una de las dos torres gemelas en el complejo del World Trade Center. En medio de un trance recuerdo que lo primero que hicimos en casa fue llamar a Claudy para cerciorarnos que estaba bien. Luego, al enterarnos del segundo impacto, los otros aviones y deduciendo que se trataba obviamente de un ataque, permanecíamos inmóviles ante lo que parecía una película -por supuesto, sin ningún sentido de entretenimiento- en la que no tendríamos la mas mínima idea de cuándo acabaría. Las subsecuentes tomas de videos provenientes de aficionados y público general que se iban televisando eran espantosas: personas cayéndose de edificios, equipos de rescate sepultados entre escombros, escenas apocalípticas que hemos presenciado una y otra vez en forma de ficción hechas realidad.

Con el tiempo, una vasta cantidad de información aclara muchas cosas de los atentados, pero también da crédito a muchas personas que de una forma u otra convirtieron una de las peores situaciones jamás vividas en ese país, en una de la más conmovedoras demostraciones de ayuda, solidaridad y apoyo en muchos sentidos y con una contundencia con pocos precedentes. Bomberos, policías, grupos de rescate de varios estados, entre los más homenajeados hoy son los responsables de haber salvaguardado la vida de al menos 16 mil personas que pudieron desalojar los lugares aledaños luego del primer impacto. Todos comandados por un hombre ejemplar, que venía logrando cambios muy positivos en la ciudad y que definitivamente estoy seguro que Nueva York lo considera como su gran héroe, el entonces Alcalde Rudolph Giuliani. Entre las tantísimas entrevistas que dio en televisión, una frase resume su conducta, en la que expreso que ante tan abominables y brutales hechos, solo se puede enfrentarles dando un paso a la vez. Siempre prudente con los comentarios hechos al público, con humildad, esperanzador en medio de la catástrofe, comandando grupos multidisciplinarios que debían restaurar la ciudad mientras se intentaba volver a retomar las actividades, transmitiendo toda la confianza posible, logró que Nueva York saliera adelante.

Casi 3000 personas perdieron la vida en esos sucesos, ya hoy 10 años más tarde, todos los responsables están presos o muertos y el neoyorkino común todavía siente una extraña mezcla de alivio, dolor, rabia y temor por volver a vivir escenas como esas. Es una herida que aun sana con el tiempo gracias a todos esos momentos en los que el ser humano logra reponerse, entenderse y colaborar entre sí.

Recomendado > Galería fotográfica de LIFE.com relativa a los sucesos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: