Monthly Archives: October 2007

Amanecer de cola….

Seguramente los documentos legales, títulos, certificaciones y otros papeles vitales tienen un valor que va mucho más allá de lo que invertimos en ellos, al menos monetariamente hablando. Cuantas veces hemos escuchado el cuento de que nos atracaron, se nos robaron la cartera y nos dejaron sin medio pero menos mal, no se llevaron los papeles. Y es que no es para menos, tramitar hoy en día cualquier documento legal es toda una proeza. Aun cuando se ve que se intentan mejorar plataformas y métodos, estamos muy lejos de tener servicios dignos para todo tipo de personas, porque ni los viejitos y muchas veces ni los niños o las embarazadas gozan de alguna consideración. El ejemplo más ilustrativo y reciente lo viví hoy 24 de Octubre fecha en la cual me tocaba tramitar mi pasaporte en las oficinas de la ONIDES (la llamare asi para que los motores de búsqueda de Internet no muestren mi pagina como algún enlace del sitio real) de Coro. El cuento empieza realmente 3 meses antes. Haré una breve pausa para indicarles a continuación los requisitos necesarios para el trámite, lógicamente, luego de “acondicionar” lo que le piden a uno en la página web de la ONIDES.

1) Si Ud. desea solicitar la planilla para la cita por su cuenta, es decir, desde un computador en de su casa, recomiendo lo siguiente:

• Enlace dedicado a Internet con fibra óptica o T1, T3 o similar. (unos 2000$ mensuales)
• Router Cisco con tarjeta ladillator-plus (2.500.000 Bs.)
• Servidor Alienware o similar, multiprocesador (4 procesadores hace el trabajo) 16 GB de RAM, conexión Gigabit Ethernet dual Full Duplex, SCSI RAID nivel 0 de 160 GB. (12 palos)
• Sistema operativo Linux cualquier distribución con App-Armor bien configurado.
• UPS de apoyo con soporte de 4 horas para los equipos antes mencionados. (2 palos)

Con cualquier otra configuración terrenal Ud. no tendrá ningún tipo de ventaja contra los millones de usuarios que diariamente intentan hacer su solicitud en línea, así que caerá en la marea de la indeterminación de cuando obtendrá LA CITA. No el pasaporte, todavia no.

Es mas facil llamar al Nabuconosodor y hablar con “Morpheus” y ver si el puede bajar la planilla de la matrix que lograr entrar en el servidor web de esta gente.

Cuando obtenga su cita, deberá ingresar el mismo día en la tarde para poder imprimir el formato el cual le recomiendo convertirlo en PDF, copiarlo en un Pen drive, un CD-R y en el disco duro. Como medida preventiva puede enviárselo Ud. mismo por correo a alguna casilla Hotmail, en caso de que necesite imprimirla luego y haya botado el pen drive, el CD-R o se le haya quemado el disco duro (suele suceder)

2) Prepare 2 sobres manilas con doble fotocopia de todo lo que se indica a continuación:

Venezolanos mayores de edad (en general):
• Partida de Nacimiento, cédula, planilla obtenida en la web.

• Para los que se preguntan cuanto es 1 ½ unidad tributaria, son 56.500 Bs. Los cuales deben comprar en timbres fiscales regionales de acuerdo a la ciudad donde se realice el trámite. Como Ud. es necio como yo, no lo dejara para comprarlo en la misma oficina de la ONIDES (por supuesto, si paso todo el santo día de ayer buscando donde comprarlos, en la ONIDES siempre tendrán timbres como arroz); le recomiendo se vaya bien temprano o un día antes a requisar cuanto buhonero ambulante, vendedor de café, gestor de maletín, etc. y adquiera sus timbres con anticipación.

• Como medida preventiva, agregue dos fotos, dos copias mas de todo lo anterior, una copia de los requisitos de la web -para los necios sabelotodo- un pote de pega blanca, clips, engrapadora, perforador, lápices, marcadores, boligrafos, chocolates, caramelos y un termo de café. (Mientras espera puede vender de todo). Un alfiler puede ser de mucha utilidad también.

• No olvide el mp3, radiecito o cualquier otro entretenimiento electrónico que tenga mientras haga la cola.

Ahora bien ya con todos los recaudos, tome uno de los sobres, lo escanea, lo convierte todo en pdf, lo copia en el pen drive, lo quema en CD-R, y lo copia en el disco duro. Llega el día de la cita. El proceder ese día obedece al tipo de clasificación que corresponda:

Venezolanos, pendejos, mayores de edad:

• Vaya bien temprano, desde las 5 am si es posible porque como ud. no es hijo de nadie influyente, ni conocido de nadie, es decir, perraje o “pueblo” como yo, deberá anotarse en una lista inútil numerada que generalmente la lleva un señor sin identificación alguna que esta sentado a varias cuadras de las oficinas de la ONIDES bajo la sombra de un techito en una fuente de soda. Cuando los funcionarios llegan al sitio puntualmente a las 7:38 a.m. y solo cuando ya han pasado unos 21 minutos más desde que lanzaron la grasienta bolsa de pastelitos por encima de la puerta principal, empieza a funcionar todo. Dos funcionarios policiales que resguardan la puerta deciden como será el orden de entrada de ese día. Mientras se percatan que la lista es numerada y tan solo deben retirar al gentío de la puerta y hacerlos formar en fila por orden de numeración, unas 40 personas entran en las oficinas sin ningún tipo de control a hacer el trámite. Cuando finalmente entre en la oficina no entenderá porque se demoraron tanto cuando el trámite dentro de la misma es un paseo. Exagero si digo que estuve más de 15 minutos propiamente con mi trámite. Adentro de la muy inadecuada sede se encuentra un equipo de trabajo bien conformado, con computadoras HP, capta-huellas de verdad (no como las de las elecciones, estas escanean todos los dedos), impresoras láser, cámaras digitales, todo full tecnología. Al menos 8 puestos de atención simultáneos habían. Luego de eso le darán un papelito o talón con el que deberá retirar el pasaporte a los 10 días hábiles después de la fecha. Maravilloso! Ahora agarre el papelito ese, sáquele 5 copias y plantifíquelos todos por separado. Colóquese 2 en la cartera, 2 lléveselos a su casa (uno lo escanea, conviértalo en pdf y lo mete en el pen drive, cd-r, bla, bla) el otro lo mete dentro de un frasco, y el otro que le queda lo entierra y espere los 10 días.

Venezolanos, vivos, pillos, sifrinas y celebridades en general:

• Vaya a la hora que le de la gana, pero no muy tarde porque tampoco es que se trabaja todo el dia en la oficina.

• Hombres, se recomienda utilicen el viejo truco de “no ya yo vine ayer pero quede pendiente con este papel” o el infalible “vengo a retirar el pasaporte” –mientras descaradamente se mete los sobres manila en la espalda-, o usen el comodín de llevar a una mujer bien escotada rayando en lo vulgar.

• Sifrinas, uds. saben lo que tienen que hacer. Poner cara de agonía y sufrimiento, cerquita de la puerta y comportarse complaciente con los funcionarios a los que viven mirando “fuchi” en la calle siempre les da resultado, mucho mas si se visten con escasa ropa, se van a la peluquería antes y van muy perfumadas. Pongan su cara de desinformadas o de “yo no sabia” y sin darse cuenta tendrán su comprobante en la mano.

• Las celebridades son lo máximo, cuando llegan al lugar solo falta la alfombra roja desde el carro hasta la puerta de la oficina, pues la euforia de “los pendejos” que están en cola no se hace esperar…..siempre vienen acompañadas de alguien extremadamente influyente, VIP y macho, al cual no se le pregunta nada, simplemente se le deja pasar. De pana, solo faltan los fotógrafos.

Asi es queridos amigos. Que afortunado es Jason Bourne, el personaje que interpreta Matt Damon en la saga de películas de la identidad desconocida, que tan solo abre una gaveta y tiene 20 pasaportes del país que le de la gana. Aunque muy moderno y satisfactorio es ver despues en el portal del organismo, como va el tramite… eso realmente es una maravilla y se aplaude.


En estos días de tanto enfrentamiento social, es mejor hacer su cola y callar, no vaya a ser que una de las celebridades termine siendo familiar de alguien dentro de la ONIDES, y te imponga su espada roja en tu hombro y te diga: “NO PASSPORT FOR YOU! COME BACK ONE YEAR!!!!” como el célebre nazi de la sopa de Seinfeld.


Las cosas que nos identifican. I parte: El transporte público

Cuando digo “cosas” me refiero a miles de conductas, costumbres y tendencias que nos caracterizan, para bien o para mal. Escribo estas líneas porque en estos momentos que vive el país en los que hay tantísimo enfrentamiento entre sectores tan polarizados, donde unos y otros se disputan haber hecho esto o aquello o haber logrado tal o cual avance en X materia, veo con tristeza que ahora haya que hacer una cola de 6 horas para comprar UN pote de leche en una jornada especial del gobierno y que aun así los voceros ministeriales exclamen que no hay ninguna anormalidad y la población simpatizante de este gobierno siga apoyando una gestión que cada día ha colocado mas dificultades para ellos mismos. Hay tantas cosas en las que pensar, por ejemplo –y este es el primer tema de esta primera entrega- el transporte público.

Siempre me llama la atención, saber cual puede ser el atractivo que le ven los demás a viajar al extranjero, si son sólo caprichos para comprar estupideces o para realmente disfrutar del turismo. Lo digo porque a veces me parece un poco anormal que gente de aquí de Punto Fijo se “descuelle” por ir a Aruba, una isla que, aparte de ser cara y que no gustan mucho ahora de los Venezolanos, turisticamente no tiene mucho mas que ofrecer aparte de las playas que aquí también las hay. No será la misma arena, ni la misma agua, ni los mismos hoteles, etc. No me refiero sólo a Aruba, a los Estados Unidos, si no al resto del mundo, a países más desarrollados. La respuesta casi siempre apunta a que existe una variable que subconscientemente la disfrutamos, pero no la valoramos para aplicarla en nuestro país: el orden. Claro esta, no toda la población tiene acceso a realizar un costoso viaje al extranjero para poder vivir en carne propia lo que significa no poder botar basura donde le de la gana, o estacionar donde le de la gana, o montarse en una unidad de transporte publico pulcra, decente, ordenada y puntual y el efecto que esto tiene sobre la gente y el ambiente.

Recuerdo cuando hace ya más de 10 años que tuve la oportunidad de viajar a Nueva York por espacio de un mes, durante el cual tuve clases de ingles y disfrute de la compañía de mi hermana, tuve que movilizarme utilizando únicamente transporte público y el caminar. Son pocos los neoyorquinos que pueden costearse tener, mantener y usar el carro en la isla de Manhattan y de eso se va dando uno cuenta a medida que va observando las tarifas de los estacionamientos y los parquímetros. En ciertas áreas de la ciudad, donde hay mayor concentración de empresas y edificios como Wall Street, o el ahora inexistente World Trade Center, los parquímetros suelen tener una duración máxima de 60 minutos, a un costo de 2$ por hora. Si al transcurrir este tiempo Ud. no recarga el parquímetro, es multado. Pero tenga la total seguridad de que lo multaran. De igual manera ocurre si no atiende la regulación de donde se estaciona. La regulación consiste en una serie de avisos que indican en que horarios puede ud. o no estacionarse en el lugar (asi haya parquímetro) de acuerdo con las actividades que se realicen en la cuadra como por ejemplo, el paso del aseo urbano, o el paso de la recogedora de nieve. Así pues, transcurrió un mes en el que con mucha cautela fui movilizándome los primeros días utilizando exclusivamente el popular Subway y los buses que interconectan toda la isla y sus alrededores. Al cabo de 2 semanas de estar allá, llegaron mis padres a la ciudad. En una ocasión, papá se asombro del dominio tan acertado que tenia para determinar que buses o rutas se debían tomar para llegar a un determinado lugar, como los museos, etc. Mi respuesta fué: “papá, si uno en Maracaibo se monta en una ruta 6, la primera vez que lo usa no tiene ni idea de donde cruza o por donde se mete, o por donde va a violar la ruta para tragarse una cola, y uno llega siempre tan tranquilo a su destino, como se pierde uno cuando te dan mapas, con colores, con rutas y sus nombres, con HORARIOS, con numeración y nombres de paradas, con excepciones de funcionamiento, con tikets electrónicos multi-boleto, etc???????. Imposible.

Inclusive, los folletos de los lugares que queríamos visitar como el Museo de Historia Natural, o el MoMA, tenían una indicación de cómo llegar al sitio utilizando transporte público!.A todas estas, Nueva York no es una ciudad fácil de mantener: es una ciudad que moviliza unas cuantas millones de personas dentro y fuera de Manhattan a diario, y aún así, prevalece el orden y la limpieza, o por lo menos en una escala aplastantemente superior en comparación con nuestros sistemas de transporte.

Ahora regresemos a nuestro país. Se que el problema no es exclusivamente de este gobierno, sino que data de muchos años atrás. Creo que ninguna ciudad se salva de los carritos por puesto. Ahhh los carritos….. odiados por casi todos pero anhelados por casi todos también por la única necesidad del transporte económico. Para las unidades de más de 5 pasajeros existe una descripción y clasificación que es necesario dominar: la van, el microbús, la buseta, el bus. Todos se parecen pero no son iguales. La única característica común en cuanto a los trayectos que toman es que casi todas en todo el territorio nacional, llegan o pasan por el centro de la ciudad. Sé que la gran mayoría de nosotros sabemos de lo que estamos hablando, para los lectores del blog afuera del país, y para los que estamos aquí reflexionemos un poco, estoy describiendo todo con lujo de detalles, no se trata de que estoy impresionado u ofendido con nuestra realidad. Soy usuario regular del transporte público nacional, y nada me gustaría más que poder ver a la gente utilizar o disfrutar de servicios que he podido ver en otros lugares.


Los carritos por puesto, son unidades de transporte público, generalmente conducidas por su dueño. Suelen cubrir rutas muy largas y extraurbanas, por un costo superior a una unidad de transporte masivo como un bus, pero al haber menos gente dentro de él, las paradas se hacen menos recurrentes y el tiempo de viaje es menor. El estado en el que se encuentran los vehículos, 90% de las veces muy deplorable, dada la edad de los carros que en promedio puede superar los 30 años:

• latonería y pinturas muy descuidadas –siempre hay alguna pieza del carro de un color diferente al resto- oxidadas y en algunos casos, el aspecto general es de chatarra.
• Los asientos casi siempre están en un estado aceptable ya que si no, los pasajeros no se montan; a menos de que se trate de un “unicornio” o un ave fénix, algún carrito mitológico, como un carrito de la línea “Sierra Maestra – Centro” a las 7 de la mañana, con lluvia, definitivamente algo para tirarse al carrito en el mejor estilo de los “Duques del peligro”. Muchas veces no pueden faltar los alambres violadores o rompe ropa, etc.
• Motores que queman mas aceite que gasolina y utilizan un patentado sistema de emisiones que no requiere válvula PCV alguna (y no estoy hablando del Partido Comunista, pilas), es 100% contaminante al ambiente y los usuarios. No han notado la manguera de agua amarrada en la parte del escape por donde sale una gran cantidad de humo? Pues eso no es más que aceite quemado directo de la cámara, el cual podría tapar el escape y obligar al dueño a detener la unidad para repararle el motor! Algo Imposible! En otras, el sistema de escape esta misteriosamente conectado con las ventanillas del aire acondicionado que alguna vez tuvo el carro, el cual luego de bajarse de la unidad le proveerá de largas horas de aroma a macho, vernáculo y mecánico. Una suave fragancia de tetraetilo de plomo antes de llegar al trabajo, sin contar el efecto adormecedor tan placentero del monóxido.
• Generación de ruido extremo que puede originarse desde el motor, o desde el equipo de sonido que tenga instalado el mismo.

Estas características casi son idénticas a las encontradas en buses, vans, micros, etc. La UNICA variable que se respeta en el carrito y no en los buses es la capacidad máxima de pasajeros. En los carritos a pesar que debería ser máximo de 4 pasajeros mas el conductor, realmente es de 5 pasajeros mas el conductor ya que casi siempre el carro se presta para tal fin: los vehículos de preferencia son siempre carros viejos y grandes lo que facilita el acomodo de la cantidad de pasajeros citada. La capacidad de los buses se rige por una formula de cálculo muy sencilla:

Capacidad total = Capacidad real (personas de pie + No. de asientos) * FACC

El FACC es el “Factor Aleatorio Conductor-Colector”. Siempre es mayor a 1, de lo contrario se cae en una indeterminación de orden matemático-lógico-cósmico-karmatico. Muchos han tratado de establecer una formula exacta para describir el FACC pero nadie ha podido. Una de las aproximaciones que más me gusta es la siguiente:

FACC = 1 + (Hora Pico + Tiempo de retraso de la ruta)

De donde hora pico es un valor 0 o 1 (0 no es hora pico, 1 si es hora pico) y el tiempo de restraso de la ruta es simplemente expresado en minutos. Si el bus va 3 minutos tarde, en hora pico, el FACC es 5! Es decir 5 veces la cantidad permitida en el bus. Es bastante aproximada. Esto le permite al conductor tener siempre un superávit económico no importa lo lento o rápido que se desplace y no importando la multa que le coloque el controlador de la ruta por el tiempo de mas o de menos. Es un mecanismo infalible. Pensándolo bien, la famosa formula de la energía de Einstein pueda tener una misteriosa relación con las pasadas. Después de todo Masa x Velocidad de la luz al cuadrado suena a ser igual a Uniseis o ruta Norte?

Apartando el estado de las unidades, otras características que son obligadas de presenciar: calcomanías pegadas en el interior del carro con infusiones culturales instantáneas como “Cambio mujer de 30 por 2 de 15” o “Gallina Vieja da buen caldo” con una imagen de una mujer desnuda, inventos de todo tipo para poder hacer funcionar los mecanismos de apertura de las puertas, el pedazo de imán de parlante pegado en el tablero para que las monedas se queden pegadas a él (ahora será mas popular que nunca con lo del Bolívar Fuerte) y pare Ud. de contar. Pero ni un miserable papelito donde indique: las paradas, las tarifas actuales, los horarios de funcionamiento…y aquí es donde tambien entra en juego un factor cultural importante: la identificación de la ruta. Nunca se ha procurado uniformar el criterio de identificación de las unidades. Es decir, que sencillo seria si las unidades las rotularan clara, contundente y únicamente con una etiqueta amarilla (o bueno roja pues!) grande sobre el parabrisas “RUTA 6: CENTRO o RUTA 6: MAICAITO” para saber en que sentido va (para los que no son sabios o no son de la ciudad) en su lugar, etiquetas hechas de papel para ahumar vidrios con las letras mas artísticas que puedan existir, colocan nombres de las hijas, amantes o santos de preferencia, tapando casi toda la visibilidad del parabrisas o del vidrio trasero.

En cuanto a los tipos de conducta o de interacción con el entorno, son muy variadas: el intenso calor que hay dentro de las unidades le voltea el animo a quien sea y esto es algo sumamente notorio en la expresión del conductor quien puede estar callado pero fúrico, o vociferando el abc de las vulgaridades conforme enfrenta situaciones de manejo –cosa que muchas veces nos define a nosotros mismos también, no?- también esta el conversador, que habla de lo que sea, desde las ocurrencias de algún conocido con algún pasajero hasta el ultimo brollo político que escucho en el radio interpretado quizás con mucho acierto o con total ignorancia. Son muchas las ocasiones en las que uno se ríe a carcajadas con el resto de los que están en el carrito por alguna anécdota relatada por los conductores. Las paradas se hacen a petición, esto también es culpa de los usuarios quienes si pudieran hacerlos bajar del carrito dentro del lugar al que van a ir pues lo harían. O lo típico, un pasajero se baja en una parada y el siguiente una cuadra mas adelante para “no tener que caminar tanto”. No hay tal cosa como la conducción en orden, por el contrario, la creatividad a la hora de hacer las maniobras para dejar un pasajero, o adelantar a otro vehiculo parecieran dignas de una persecución o de un concurso policíaco. Y a la hora de un accidente de transito con una unidad de estas lo mejor es llamar a defensa civil o a alguna autoridad de inmediato para que lo resguarde, ya que entre el arenero que se desprendió de la latonería del carrito en el momento del golpe y el apoyo de los compañeros de línea del conductor, Ud. puede sufrir daños físicos y agresión de formas inimaginables. En la sección comentarios pueden enriquecer aun más esta sección.

El hecho es que, el estado, durante todos estos años que tengo, no ha sido diligente al menos fuera de la región central, en proveer una solución definitiva al transporte publico masivo, como la construcción de un Metro, o implementación de programas de mejoras al transporte actual pero de corte regular. De vez en cuando se escucha que los responsables del tránsito terrestre andan haciendo inspecciones a las unidades, momentos en los cuales, los dueños de las unidades corren a hacerle cariñitos a los vehículos, cariños que seguramente son “pañitos de agua tibia” para poder pasar la inspección sin que se efectúen reparaciones o sustituciones de fondo. Esto aunado al vicio que casi siempre es frecuente en el país como lo es amiguismo con las autoridades y/o el soborno de los funcionarios que se dejan, pues no hace efectiva esta solución.

El mayor factor de este problema creo yo que es un factor social. Ante la escasez de empleo para personas sin grado de instrucción alguna, y a veces calificados pero sin oportunidades apuestan por trabajar en este sector con la esperanza de llevar algo de dinero diario a sus hogares. Bajo la premisa de que el carro “esta bueno para trabajar” –traducción: rueda-, y la insuficiente cantidad de unidades en funcionamiento son razones obvias o suficientes para poder ponerse a producir de inmediato bien sea afiliándose a alguna línea de transporte público oficial, o como “pirata”. Estos últimos son los que están al mas oscuro margen de la ley, puesto que los carritos regulares a pesar de que tampoco respetan señales de transito, paradas ni horarios, estos últimos no respetan ni el poco orden que intentan imponer las líneas de rutas definidas, como salir desde un mismo punto o tener la misma tarifa. Trabajan cuando les da la gana, en unidades de peores condiciones, con personas aun mas desconocidas que en ocasiones han servido como maquinas de atraco ambulante es decir, haces uso del carrito, luego de que hay 5 pasajeros te das cuenta que el conductor y otros 2 están confabulados para dejarte sin nada. En fin, mil cuentos mas pueden haber. Pero bajo esta óptica, es injusto que el gobierno simplemente acabe con los carritos por puesto, dejando a toda esa gente sin trabajo y dejándonos a todos sin derecho a algún tipo de transporte público, así que lo que continua haciendo el estado es casi siempre lo mismo, pinturita aquí, gas natural allá, operativo cauchito aquí, etc. Nada de comprar masivamente unidades para sustituir las actuales y darle el beneficio de compra al conductor ni nada que se le parezca. Y nosotros los usuarios, y conductores de otros vehículos particulares, que mas, nos las seguiremos calando, los atropellos de los conductores, o no saber a que hora pasara el próximo transporte o que tan lleno vendrá.

Pasaran los años y los carritos y buses en mal estado desaparecerán seguramente cuando el planeta no pueda mas con el índice de contaminación, nos estemos quemando la piel y venga algún organismo ecológico internacional a intervenir y destruir todo aquello que atente contra la seguridad del planeta, ya que este país podrá ser muy soberano, pero el planeta es de todos y todos somos culpables o responsables de lo que esta sucediendo en materia ambiental…


Que tiempos aquellos….

Motivado en gran parte por la existencia de un video de la Creole Petroleum de los años 50 y además porque siempre me ha gustado la fotografía, especialmente la que nos muestra otra época con sus miles de tonos sepias o grises, he estado elaborando una pequeña colección de fotografías antiguas de Maracaibo, particularmente de la zona donde viví al menos durante 28 años, frente al campo de la Creole Oil Corp. (antes, La Lago Petroleum Corp. , de donde aún se conserva el nombre del sector, La Lago) y de igual manera, tratar de conocer la historia de Punto Fijo a nivel petrolero (el único nivel que hasta hace poco tenia).

Aunque no concluyo nada definitivo, tengo que admitir que el desarrollo de ambas ciudades, al menos en la infraestructura habitacional y de servicios luego de haber transcurrido quizás unos 60, 70 años o más, se le puede atribuir casi en su totalidad a la industria petrolera norteamericana y al capital extranjero. Puedo imaginar que empresas petroleras como Creole y Shell estarían mas interesadas en explotar el petróleo venezolano a un costo risible que en desarrollar o aportarle mas de lo necesario al desarrollo del país, sin embaro importaron toda  una infraestructura de vida que es quizas el motivo por el cual nuestra cultura esta muy ligada a la norteamericana. 

Standard Oil Company y la Lago Petroleum Corporation, propiedad de los Rockefeller, se fusionaron para formar a Creole Petroleum Corporation. Lo irónico y símil del momento en el que vivimos es que, según he podido leer, Rómulo Betancourt era catalogado como “hombre de izquierda”, “antiimperialista”, militante del partido comunista y demás. Este fue ablandando sus criterios ideológicos en la medida que comprendió que para permanecer en el poder, era necesario acercarse a factores que antes él habría rechazado en su totalidad -situación similar que ocurre en Cuba en estos días, hablando por los discursos de Raúl Castro-. Favorecido con ésa situación política pero sobre todo por la gran amistad con Betancourt es como Nelson Rockefeller se abre campo en el comercio y producción de alimentos. Así nacen CADA (Compañía Anónima Distribuidora de Alimentos) e INDULAC (Industrias Lácteas C.A.) entre otras empresas que se amparaban en la llamada “Corporación Venezolana de Economía Básica”. Podemos ver entonces como desde principios de 1940 hasta la caida de Rómulo Gallegos en 1948, los empresarios venezolanos estaban relacionados con el gobierno nacional, y éstos a su vez tenían una filiación muy profunda con los Estados Unidos. Curioso, no? Además, podemos reconocer hoy en día esos dos nombres comerciales aun cuando Indulac -aunque denominada Parmalat por cuestiones de marca- sigue siendo Indulac.

Este Cada en Judibana solo le ha cambiado el logotipo. Ahhh y las ultra modernas balanzas que compraron recientemente “NCR” jejeje.

Pero lo cierto es que luego de transcurrido todo este tiempo, podemos observar como estos comercios, urbanizaciones, hospitales, escuelas y servicios que aportaron las empresas en su momento a sus empleados son hoy por hoy punteras en cuanto a calidad:

• Calidad de construcción:
Muchas de las casas de los campos petroleros, especialmente las ubicadas en Amuay (Campo Médico, Judibana), todavia conservan todas las características de la época, es mas, siguen siendo casas de empleados de la refinería de Amuay;

originalmente construida por Creole, mantenida luego por Lagoven, y ahora por PDVSA. Son casas que tendrán unos 60 años? Por otra parte el valor de los terrenos dentro de las urbanizaciones petroleras como Zarabón, Maraven, Judibana o la Creole en Maracaibo son exorbitantemente caros, aun contando con la edad que pudiesen tener las casas.

En esta foto podemos ver una familia en la casa #16 de la Creole en Maracaibo. La foto decia que fue tomada en 1938!. Si no me equivoco, la casa #16 (o era la #15?) según un mapa contemporáneo de la urbanización, es la vivienda donde hoy vive la familia Belloso y donde hace muchos años vivio un gran amigo de infancia.

En días pasados leímos un letrero cerca de la guardería de mi hijo en Zarabon…..”Se Vende”. Era una casa un tanto descuidada, con techos de asbesto, pero con un terreno que presumía más de 1000 mts2.Llamamos por teléfono y nos informaron que el valor de la casa era de 500 millones de bolívares, una menudencia para cualquiera del interior del pais, pero muy costosa para ser aqui. El terreno tenía algo así como 1500 mts2. Estas son casas que tienen un pequeño detalle: aún funcionan bajo el estándar eléctrico de la antigua compañía holandesa –Shell-, solo cuentan con 240V. En algunos casos 480V. Y el único especialista que conocía a fondo el sistema de distribución eléctrico subterráneo (no había tendido eléctrico aéreo en los últimos 60 años hasta que llego Intercable), creo que murió recientemente y no dejo herederos laborales…Así sabiendo todos estos inconvenientes y las casas aun se venden caras. Tener techo de asbesto tampoco ayuda: los bancos no les gusta financiar casas con techos de asbesto. Muchas de ellas ya no tienen la estampa tradicional de la casa de la época, pocos se han dignado a mantenerlas, por eso cuando uno las ve, es algo muy llamativo y digno de admirar.

• Calidad de vida
Dentro de estos campos existían siempre clubes recreacionales, categorizados por lineamientos de clase, del staff que eran los gerentes o personal en posiciones clave dentro de las organizaciones o del resto de los empleados. Hoy en día, todavía se escucha que el “club Bahía” es el club de “nómina mayor” y el “club Judibana” de “nómina nenor”. Igual sucede con los clubes de la antigua Shell (Luego Maraven, Luego PDVSA) ubicados en Zarabón: el club Miramar y el club Manaure, nomina mayor y menor, respectivamente. Cabe destacar que ambos clubes presentan similitudes en cuanto a la cantidad, calidad y prestaciones de servicios. Dejando a un lado este empeño que tiene la industria de clasificar a la gente, los clubes todavía siguen siendo sitios donde el encuentro de las familias, de los niños, el sano entretenimiento, la piscina, los espectáculos en vivo y los buenos tequeños no faltan. Hace poco me entere que querían cerrar el club Bahía y están ofreciendo una especie de “membresías” con mensualidades para así poder sobrevivir, ya que la intención de cierre obedece a que ya PDVSA no seguirá subsidiando los sueldos ni el mantenimiento de dichos clubes, quizás por que tengan otros planes para sus infraestructuras.

El “Lago Maracaibo Club” o club Creole, privado para sus socios ahora, todavía funciona aunque muy modificado de su estructura original En la foto, el Club Creole en los años 50. Ciertos ingredientes lo mantienen calidamente amarrado al pasado como su piso de cuadros blancos y rojos en el área central, su piscina y las funciones de cine que siguen siendo los martes y viernes.

Las escuelas como la Simón Bolívar dentro del Campo Médico de Amuay aún es una de las mejores escuelas de la zona, nuevamente, repite la clasificación: ésta por lo menos, era la escuela para los hijos de los de “nómina mayor”. En Maracaibo estaría la Escuela Bella Vista donde hoy todavía se imparten clases bajo los lineamientos de educación de los Estados Unidos (Historia, geografía, etc. de USA) Muy curioso fue ver fotografías de anuarios de los años 60 y ver nombres o apellidos de maracuchos que hoy viven en la ciudad. En mis tiempos de colegio pude conocer varias personas que estudiaron allí y que atesoraban el hecho de haber podido ser alumnos de la Bella Vista por espacio de 5 años ya que aprendieron ingles a la perfección. Luego de transcurrido el 5to grado de primaria, era mandatorio el cambio a una institución educativa venezolana para que el titulo de bachiller obtenido fuera valido en el país, ya que después de alli, aprenderían todo basado en los Estados Unidos.

Respecto a la salud, el Hospital Cardón en Zarabón, el Centro Médico de Judibana, el hospital Coromoto en Maracaibo son hoy en día hospitales del seguro social (el Coromoto muy recientemente ya que era privado pero con acceso irrestricto para el personal de la petrolera venezolana) por citar los que recuerdo. Al menos los de aquí de Punto Fijo, son hoy, unos hospitales pulcros, bien dotados y con buena atención, rara mezcla de elementos en algo que sea público y puedo dar fe de esto cuando mi esposa estando embarazada le tocaban sus citas de control en el Hospital Cardón, donde le decían que fuese a las 7 a.m. y a esa mismísima hora la estaban atendiendo (no es normal….).

El Coromoto también goza de la mejor unidad del país para tratar personas con quemaduras graves. Esto en conjunción con el Helipuerto que también tiene, hace posible que los empleados de PDVSA puedan tener acceso rápido a atenciones críticas, cosa que hace pocos años fue algo bastante frecuente. Esa foto es tomada justo al poco tiempo de inaugurado.

No podian faltar, los aportes complementarios como las Iglesias, plazas, Centros Comerciales y vialidad, -ahhhh y LA PLANTA ELECTRICA- las cuales son todavía las únicas existentes en sus zonas, al menos aquí en Punto Fijo.

Actualmente: Unicentro Virginia. En la foto: Oficina Principal de la Creole, Maracaibo.

Cosas lamentables sucedieron durante esos años en los que el favoritismo desmedido por la necesidad de inversión en el país se impuso sobre la legislación en materia de saneamiento ambiental. Por ejemplo, haber acabado con la salud del Lago de Maracaibo, es algo imperdonable. En esto tengo que coincidir con el Sr. Oliver Campbell, un legendario empleado de Shell que escribió unas líneas sobre la contaminación del Lago, quien a pesar de estar muy orgulloso de haber trabajado con Shell y haber vivido 15 años en el Zulia, culpa a Shell por haber construido el Puerto Miranda. Sostiene el Sr. Oliver que para haber logrado esto, fue necesario el dragado continuo del lago, el cual se deterioro progresivamente por la entrada descontrolada de agua salada, aunado a la creación del Complejo Petroquímico “El Tablazo” y la mala gestión en cuanto al tratamiento de aguas servidas de la creciente ciudad de Maracaibo y la Costa Oriental.

Volviendo a abordar el tema del impacto de las empresas petroleras extranjeras en el país durante esos años, cuesta creer que el gobierno nacional constantemente ataque al gobierno norteamericano, lo critique, pero le siga vendiendo petróleo. Petróleo que sale de refinerías que alguna vez ellos ayudaron a diseñar, construir y poner en funcionamiento. Refinerías en las que trabajan empleados venezolanos que gozan de las mismas ventajas, sueldos y “consideraciones sociales” que los americanos en su momento. La clasificadera de gente acorde a su rango, los beneficios para unos y para otros no, la casa con carro y todos los servicios pagados por la Petrolera –no es este el sueño americano, o el american way como dice cínicamente nuestro presidente?- Por que no dejan entrar al pueblo al club Miramar? No. Solo gerentes y personal. Realmente PDVSA es ahora de todos? Bueno al menos el club Bahía “por ahora” es de todos, pero pagando. Es una verdadera lástima que se vayan a perder las únicas cosas que funcionan en esta ciudad aunque sea para algunos pocos privilegiados, pues el valor histórico que tienen esas casas, edificaciones, clubes, etc. es realmente invaluable. Por cierto, al “Cuji de Diego” ya nadie le interesa. Es mas, he preguntado a gente de aquí dónde queda, solo por fastidiar la paciencia y he encontrado que al menos 4 de cada 10 no tiene ni idea!

Ahora el planteamiento de la ciudad es otro: el comercio. Se empieza a vislumbrar una diversificación de la población, típicamente ligada con carácter casi exclusivo al trabajo de refinería. En la calle abundan los jóvenes y no tan jóvenes con largas batas industriales, seguramente haciendo un pausa para comer en horas del mediodía. En una oportunidad vi como un Ingeniero de PDVSA haciendo gala de su profesión, ordeno unos 10 sandwiches de Subway, todos diferentes, seguramente encargos para gente que no podía salir de la refinería. Tenía un papelito con todo anotado, parecían normas de tubería.….tardó unos 7 minutos en dar las instrucciones, preparar y pagar los panes. Asombroso. Poco a poco, se vuelve muy heterogénea la mezcla civil en las –o debo decir la- ferias de comida. Gente que trabaja en comercios, bancos, supermercados, etc. La gran movilización de gente del interior los fines de semana en búsqueda de artículos libres de impuesto, de vacaciones y los mismos comerciantes han contribuido a acentuar la atención de los grandes empresarios que quieren participar en el mercado de Punto Fijo. Ya se construyo la oficina del Sambil Paraguaná, que contará con hotel y todo.

Maqueta Virtual del Sambil Paraguaná. Ver mas fotos aqui

Otro Centro Comercial en toda la entrada de la ciudad también se levanta a toda velocidad, edificación que también cuenta con hotel. Para que todo esto se pueda concretar, Cadafe esta haciendo lo suyo –al fin- y esta construyendo una nueva planta de generación de electricidad, Josefa Camejo (deberíamos ir buscando otro prócer, casi todo se llama Josefa Camejo aquí) si no me equivoco, son 3 generadores turbo gas, de 150MW, la cual también va a toda prisa.

Buenos tiempos vienen. La diversificación de la economía de la ciudad contribuirá enormemente con la demanda y calidad de los empleos y servicios, así como también con la calidad de vida de quienes vivimos en esta ciudad que sentíamos, le hacia mucha falta agregados que hicieran posible desconcentrar la atención que tiene la industria petrolera en la zona y hacerle ver a la gente que se necesitan lugares en donde lo atiendan con educación, que los buenos modales no son solo dentro de las instalaciones petroleras y con los superiores, que no debería existir prioridad para nadie en los escasos hoteles que hay, etc.